asdasd asdasd

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
       
   

Los Argumentos Cientificos


Resumen por Claudio Rousselon A. *

Basado en la obra,

"El Origen del Universo, Eternidad e Infinito"

de Luís Oscar.

Los siete grandes misterios del Universo al fin quedan resueltos bajo un mismo modelo cosmológico. Se trata de siete fenómenos muy conocidos por la ciencia astronómica pero que son considerados como “problemas”, ya que no ha sido posible demostrar concluyentemente las causas que los produjeron y, sobre todo, porque no parecen encajar en la teoría del Big Bang. Ahora, es posible comprender cada uno de esos siete “misterios” si los estudiamos desde una óptica completamente diferente: bajo la visión del Mega Rayo Cósmico. A continuación los enumero:

1. La incógnita de los Filamentos Cósmicos.

2. El problema de la Rotación Diferencial.

3. El enigma del Halo Galáctico.

4. La incongruencia con la edad del Universo (la expansión).

5. La inexplicable colisión entre galaxias.

6. La disímil velocidad de las galaxias.

7. La formación del sistema Solar, un añejo acertijo.

INTRODUCCION

Para darnos una idea del asunto que vamos a tratar, comencemos por dar un vistazo a ese fenómeno conocido en el medio astronómico como el problema de la Rotación Diferencial, que ocurre en las galaxias espirales. El planteamiento de la dificultad es el siguiente:

Las estrellas que están cerca del núcleo galáctico orbitan alrededor de éste prácticamente a la misma velocidad que lo hacen aquellas que se ubican en la orilla del disco; la diferencia es que las primeras describen una orbita mucho más corta y las segundas deben dar una vuelta mucho más larga y, en consecuencia, si todas van a la misma velocidad, las más próximas al centro van a dar más vueltas que aquellas que están distantes. Ahora bien, si la mayor parte de las estrellas están acomodadas a lo largo de lo que parecen ser unos brazos en forma de espiral, es obligado conjeturar que dichas extremidades podrían terminar cerrándose.

a) Según cálculos matemáticos que se han hecho al respecto, una galaxia espiral abierta podría terminar como un disco cerrado en unas cuantas rotaciones sobre su eje y esto al paso de “sólo” 1000 millones de años.

b) Pero por otro lado, también está demostrado que un sistema espiral puede tener una antigüedad mayor a los 15,000 millones de años, de acuerdo al brillo y color que emiten sus estrellas.
(Esta cantidad de años es un ejemplo en números cerrados para hacer más sencilla la explicación que viene a continuación).

Si nos apegamos a una lógica rigorista en base a las premisas a y b, tenemos que sacar como conclusión que la forma de espiral únicamente dura la 14ª parte del tiempo que llevan de existir las galaxias de ese tipo.

¿Qué significa esto?

Si nos hacemos esta pregunta con la ingenuidad de alguien que no está contaminado con ideas preconcebidas sobre el tema, la respuesta no tiene muchas complicaciones: La suposición más elemental es que la figura de espiral es reciente en esas galaxias, hablando en términos relativos; esto significa que durante 14/15 partes de su existencia anterior las galaxias espirales debieron tener otra figura completamente distinta, sencillamente porque la silueta rizada no puede durar más que 1000 millones de años. Pero aquellos que defienden la teoría del Big Bang no están de acuerdo con lo anterior; alegan que los brazos no pueden estar cerrándose porque, precisamente, entonces no podría comprenderse la existencia de la galaxias espirales durante los 14,000 millones de años anteriores a la actual fecha. El problema es el siguiente:

Si las estrellas tienen más de 15,000 millones de años de edad, los brazos de las galaxias también deben tener una antigüedad similar, porque todo indica que el nacimiento de la mayoría de los astros ocurre justamente donde se concentra una mayor densidad de gases y polvo cósmico, y esta condición se da justamente en esos alargados filamentos enroscados (aparte del núcleo).

Los conocimientos que aporta la ciencia obligan a reconocer que
los brazos galácticos deben ser tan viejos como las mismas estrellas.

¿Pero entonces por que no se han enrollado a lo largo de 15,000 millones de años, si sólo se necesitan 1,000 millones para que eso ocurra?

Esta pregunta había sido uno de los mayores quebraderos de cabeza para los astrónomos; un callejón oscuro que no llevaba más que a dos posibles salidas:

a) Encontrar evidencias que demuestren que los brazos no se están enrollando y, por tanto, que desde tiempos muy remotos han sido así, tal y como los vemos hoy en día, o bien, la siguiente opción:

b) Concebir una figura distinta para las galaxias en la cual los brazos hubieran podido permanecer durante sus primeros 14,000 millones de años de vida sin enrollarse, hasta que finalmente hubieran adquirido la silueta de espiral hace 1,000 millones de años, aproximadamente. (De manera que no sea un problema el aceptar qué ahora sí se están enrollando)

Creemos que hubiera sido mucho más sencillo intentar la segunda opción, pero los astrónomos ni siquiera se atrevieron a pensarlo porque, para ese entonces, ya existía una teoría que había adquirido tintes religiosos (porque era defendida de manera dogmática), nos referimos, por supuesto, al Big Bang.

Como la Gran Explosión supuestamente dejó sustancia esparcida sin orden alguno por todo el espacio, las primeras concentraciones de gases y polvo cósmico sólo habrían podido darse en figura de tipo esferoidal y, fundamentados en esta premisa, los astrónomos decidieron que dichas esferas –como bolas inmensas de materia- comenzaron a girar y que se fueron aplastando en los polos hasta adquirir la forma de disco que ahora nos es familiar (teoría Circummestelar).

La idea fue felizmente aceptada por muchos años, hasta que se descubrió la Rotación Diferencial y comenzaron los verdaderos problemas… Volvamos a dar un vistazo al tema una vez más, pero ahora desde el ángulo contrario:

Si la teoría Circummestelar fuera correcta, una galaxia espiral debería rotar justamente como lo hace un disco cualquiera, es decir, las estrellas alejadas del núcleo -las de la orilla- deberían ir mucho más rápido que aquellas que están cerca de él, porque se supone que toda la galaxia es una sola pieza. Pero no es así: la realidad es que las estrellas apartadas del núcleo no pueden completar una orbita en el mismo tiempo que lo hacen aquellas que están próximas (porque todas se desplazan casi a la misma velocidad, como ya vimos). La rotación es diferencial y este hecho anula a la teoría circummestelar y a la idea de que la formación de una galaxia comenzó con una aglomeración de sustancia esferoidal. En consecuencia, pone a la teoría del Big Bang bajo muchas dudas.

Y a pesar de todas las dificultades que plantea el problema anterior, la mayoría de los científicos decidieron apostar por la opción del inciso “a” y se abocaron a la tarea de demostrar que los brazos de una galaxia no se están enrollando como parece, con la intención de hacer que todas las piezas del rompecabezas embonaran. Se trataba de una misión urgente porque la Gran Explosión se estaba tambaleando peligrosamente y no había ninguna otra teoría a la mano que sirviera como sustituta. Los defensores del Big Bang requerían de una solución y, bueno, cuando hay compradores, los vendedores nunca tardan en hacer su aparición: Y surgió la complicadísima teoría de Ondas de Densidad que afirma haber resuelto la dificultad. ¡Ya no hay de qué alarmarse!, las ondas de densidad neutralizan a esa villana llamada Rotación Diferencial. Es más, todo cuanto podemos observar es prácticamente una ilusión óptica. Los brazos no son estructuras con gravedad consolidada, a pesar de que ahí se concentra la mayor parte de materia de todo el Universo (aparte del Núcleo); en consecuencia, no se mueven como un todo según todas las apariencias lo indican. En teoría, se trata de ondas de densidad que parten desde el núcleo –como las ondas que produce un objeto al caer en una superficie de agua tranquila- y que de alguna manera se van atorando en eso que parecen ser brazos, pero luego continúan su trayectoria hasta salir de la galaxia. Resultado final: los brazos galácticos no se están enrollando y punto. Las galaxias se formaron a partir de conglomeraciones esferoidales –como el Big Bang nos obliga a pensar- y pueden permanecer con los brazos abiertos por secula seculorum. Eso es lo que ellos creen…

Cabe mencionar que la idea de ondas de densidad es sólo una teoría (y con muchos problemas, por cierto), pero a pesar de ello, es inquietante comprobar que muchos astrónomos profesionales se refieren a ella con absoluta seguridad y autosuficiencia, como si fuera un hecho absolutamente probado.

Pues bien, no todo el mundo está conforme con dicha solución, así es que a continuación vamos a explorar la opción que la ciencia jamás intentó siquiera considerar. Replanteemos por última vez el dilema, para que no quede ninguna duda:

a) Está demostrado que las estrellas de los sistemas espirales pueden tener más de 15,000 millones de años de existir.

b) Las estrellas nacen principalmente en los brazos, de lo cual se infiere que los brazos son tan antiguos como aquéllas.

c) La rotación diferencial es irrefutable y, por lo tanto, las galaxias con forma de espiral podrían terminar con sus brazos cerrados.

d) Si los brazos se enrollan en sólo 1,000 millones de años, queda claro que esa silueta de espiral no puede ser más antigua que dicha cantidad de tiempo.

Conclusión: Durante los primeros 14,000 millones de años de su existencia, las galaxias espirales debieron haber tenido otra disposición totalmente diferente a la actual, una en la cual los brazos –que ya existían- no hubieran tenido manera de comenzar a enrollarse durante ese período.

¿Otra disposición? Muy interesante, ¿pero cuál?

La solución requiere un poco de imaginación: lo que tenemos que hacer es seguir la supuesta secuencia evolutiva de las galaxias espirales, pero en retrospectiva, es decir, imaginar la película de su historia en reversa. Al hacerlo, nos encontraríamos con que sus brazos podrían ser desenrollados del centro galáctico y que al extenderse, la forma original de estos sistemas habría sido como inmensos filamentos alargados constituidos de sustancia cósmica.

La consecución de la pista hacia el pasado es obvia e inevitable; tenemos algo parecido a un carrete que parece estar enrollando lentamente a dos inconmensurables hilos encontrados; una majestuosa cuerda galáctica. La dificultad con esta idea –entre otras- es que el Big Bang no habría podido dar forma a galaxias con dicha figura, ya que –como vimos antes- la Gran Explosión habría dejado sustancia esparcida sin orden alguno en todo el espacio y, por tanto, las primeras concentraciones de materia sólo habrían podido ser de tipo esferoidal, nunca filamentos extendidos, (de acuerdo a la ley de atracción gravitacional).

Aquí queda claro que necesitamos un modelo completamente nuevo

A estas alturas el lector debe estar relacionando las galaxias en forma de cuerda que aparecen en la gráfica anterior y el nombre de la teoría que estamos ofreciendo… Sí, en efecto, la idea se fundamenta en que la materia primigenia debió ser el resultado del inmenso calor provocado por algo parecido a un colosal rayo de proporciones siderales, ya que esta es la única posibilidad que existe para explicar el por qué esa sustancia original habría adquirido figura de filamentos, es decir, necesariamente debió quedar acomodada a lo largo de lo que fueron los trazos de una intensa energía lineal, como la que dibuja un rayo.

¿Increíble?

El modelo hipotético del Mega Rayo es el primero y único que resuelve con argumentos científicos esos “siete grandes misterios” del Universo que están enlistados más arriba, pero además, contiene profundos fundamentos metafísicos y filosóficos que lo justifican y lo robustecen como a ninguna otra teoría. En cambio, los defensores del Big Bang no tienen ninguna filosofía o metafísica que lo respalde y lo más que atinan a ofrecer es la inocua especie de que la Gran Explosión fue producida por una “singularidad”… Maravillosa y reconfortante respuesta.

A continuación presentamos los principales argumentos que sustentan científicamente a la hipótesis del Mega Rayo Cósmico. Veremos cómo esos “siete grandes misterios” -que para el Big Bang son un problema- son justamente los hechos que respaldan al Mega Rayo.

SOLUCION A LOS SIETE GRANDES MISTERIOS DEL UNIVERSO

1.- LA INCÓGNITA DE LOS FILAMENTOS COSMICOS

Hace apenas pocos años se descubrió que las galaxias están conectadas por “filamentos” de lo que parece ser gas extremadamente caliente; se trata de conductos o cuerdas que son invisibles a simple vista pero que han podido ser detectados con instrumentos y métodos especiales. Lo anterior nos alienta a creer que la hipótesis del Mega Rayo no es tan descabellada, porque estos mismos filamentos revelan que infinidad de galaxias están formadas en línea, una después de otra, como si fueran el remanente de una misma cuerda cósmica. La idea de que algo parecido a un rayo (o a una madeja de rayos, o una red de rayos, para ser más especifico) que creó materia en forma de filamentos, es consistente con este hecho del Universo.

¡Filamentos cósmicos! Estamos hablando de una realidad demostrada y fehaciente que representa un gran reto para la ciencia. Hay interesantes cálculos matemáticos que arrojan como resultado que la formación de dichos filamentos es prácticamente imposible dentro del modelo del Big Bang.

¿El motivo?

Todos los años que tiene el Universo de existir no alcanzan para que se logren integrar dichos filamentos por fuerzas gravitatorias, en el extremo caso de que dichas fuerzas fueran capaces de aglutinar sustancia de tal manera. Por lo tanto, ¡la materia debió surgir en forma de filamento desde sus orígenes!, ¡no hay otro camino! Este problema, por sí sólo, debería ser suficientemente poderoso para desechar el modelo de la Gran Explosión para sustituirlo por un Gran Rayo.

La gran pregunta es si esos filamentos invisibles en verdad contienen gas o si únicamente son una ancestral radiación del calor intangible e invisible que dejó el Mega Rayo a su paso.

Repasemos la idea: una vez que se extinguió la fuerza calorífica de nuestro Mega Rayo Cósmico, la sustancia recién creada quedó alineada a lo largo de lo que fue éste, como si hubiera sido un esqueleto del mismo. Los filamentos de materia quedan formados, pero son inmensos, formidables y es necesario que se dividan en múltiples fragmentos –como lo hace una estela de jet en el cielo- para convertirse en diferentes sistemas galácticos.

NOTA: En la página 72 de su libro, Luis Oscar presenta un cálculo matemático en el cual intenta demostrar que la galaxia de Andrómeda alguna vez estuvo integrada a nuestra Vía Láctea por la misma cuerda galáctica.

No leyó usted mal; estamos hablando de un solo filamento que se divide en dos diferentes galaxias (o muchas). Más adelante veremos que esto es perfectamente probable bajo la hipótesis del Mega Rayo.

2.- EL PROBLEMA DE LA ROTACION DIFERENCIAL

Ahora bien, a continuación vamos a resolver de una buena vez los problemas de la Rotación Diferencial. Regresemos a la gráfica que muestra la hipotética evolución de una galaxia; veámosla bien y reconstruyamos los hechos como lo haría un detective. La secuencia muestra procesos físicos que la astronomía nunca ha considerado. Paso a paso, esto es lo que en teoría ocurrió:



 

1.- Si las galaxias fueron como una inmensa cuerda en sus orígenes, es razonable pensar que la sustancia primigenia habría quedado muy esparcida a lo largo y ancho de dicha cuerda, sin embargo, si nos basamos en la ley de atracción gravitacional, es seguro que el gas y polvo cósmico comenzó a moverse hacia la médula de ésta (A). Si usamos a un cable eléctrico como analogía, la materia que fue atraída hacia la medula jugaría el papel de la “línea de cobre”, por haber concentrado ahí una mayor densidad de sustancia al paso de millones de años; y la “cubierta de plástico” sería el amplio espacio donde habría quedado una menor concentración de materia . A medida que transcurrieron millones de años, la línea de cobre adquirió tanta consistencia –cerrando enlaces gravitatorios- que comenzó a encogerse.(B)

2.- El núcleo, o bulbo, se integró debido a la contracción o encogimiento del filamento galáctico. De acuerdo a la ley universal de atracción gravitacional, cabe inferir que sus dos mitades se atrajeron entre sí, acumulando sustancia en la inmediación. El desplazamiento de las dos mitades hacia un mismo punto intermedio -repito, provocado por elementales fuerzas de atracción gravitacional- es la causa primera que mueve a las estrellas.

3.-La rotación del núcleo fue causada por las mismas dos fuerzas inerciales opuestas (las dos mitades de la cuerda al chocar en el mismo punto), aunque podría haber otras opciones.

4.- Los brazos del sistema sufren una fractura por causa de la señalada rotación del núcleo. Esto ocurre cuando los brazos se vuelven rígidos en una parte que se encuentra insertada dentro del bulbo galáctico y comienzan a rotar junto con él; estos pilares cortos y resistentes se mueven como aspas de molinos de viento y, en consecuencia, mientras estas “aspas” rotan con el núcleo hacia el lado opuesto, estiran el resto de los brazos provocando una fractura. Los brazos no se desprenden porque de cualquier manera siguen unidos como lo haría una extremidad rota de un ser humano -porque existen poderosos ligamentos gravitatorios- pero el resultado es que experimentan una desviación de su trayectoria original para dibujar una silueta de espiral (para este momento el núcleo se ha vuelto mucho más pesado y denso porque ha devorado a la mayor parte de la cuerda, en consecuencia, los brazos ahora son más cortos y más ligeros, lo cual facilita que las “aspas” los puedan jalar).

Cabe creer que, en ciertos filamentos, el núcleo no siempre logró rotar para "fracturar" los brazos y formar una galaxia espiral, de acuerdo a la evolución descrita en la gráfica anterior. Es probable que cierto número de filamentos se haya retraído directamente hasta terminar como un sistema Elíptico (esférico).

SOLUCION AL PROBLEMA DE LA ROTACIÓN DIFERENCIAL

5.- En el momento que los brazos se fracturan dejan de dirigirse al núcleo directamente y ahora lo hacen dibujando un rodeo, por lo tanto, el núcleo deja de tener una influencia de atracción en las estrellas como antes lo hacía; esto es muy importante porque esta circunstancia produce la estabilización en la velocidad de todas ellas. En otras palabras, las estrellas de un brazo continúan avanzando en grupo, como una multitud en una avenida, gracias a la inercia que ya llevaban -debido a las fuerza de atracción gravitacional que originalmente comenzó a moverlas- y, por tanto, los brazos se mueven como un todo. En consecuencia, las estrellas de adelante (cercanas al centro) se desplazan tan rápido como aquellas que se encuentran en el extremo final de la cuerda . La velocidad de las estrellas no varía ostensiblemente cuando se internan en la curva de la espiral (cuando son atrapadas por el campo gravitacional del núcleo)

Nota: Es claro que los brazos de cualquier manera quedan siempre unidos al centro de la galaxia, de manera que el núcleo hace las veces de un cowboy que juega con una cuerda, es decir, los brazos giran alrededor impulsados por la inercia que llevan y al mismo tiempo son jalados por el núcleo para enrollarlos.

Al girar una galaxia, ocurre un efecto de látigo que hace que el extremo de los brazos se abra y se aleje del núcleo cuando las estrellas entran al campo gravitacional de este último, pero no perdamos de vista que todas las estrellas ya llevan prácticamente la misma velocidad, sin importar si quedaron próximas o distantes al centro galáctico.

Los cinco puntos que he descrito resolverían con mucha facilidad el problema de la rotación diferencial, sin tener que recurrir a complejas teorías de densidad o imposibles hipótesis circumestelares (mucho menos a la ficticia materia oscura). Todo funciona con física clásica, desde el Génesis hasta nuestros días.

3.- EL ENIGMA DEL HALO GALACTICO

Se le llama "Halo" al conjunto de estrellas que se ubican alrededor del núcleo galáctico; en este caso, el misterio consiste en que todas ellas mantienen órbitas diferentes, incluso, en sentidos encontrados. Este es un fenómeno que se considera como un "problema" porque tampoco encaja con la teoría Circumestelar. Como ya lo hemos visto, la mencionada teoría sostiene que todas las galaxias debieron ser como esferas en sus orígenes y que, al comenzar a rotar, necesariamente todas sus estrellas debieron circular en la misma dirección , sin embargo, en la realidad no ocurre así, porque el Halo Galáctico rompe con ese esquema (al igual que lo hace la Rotación Diferencial ). Ciertamente, las estrellas que pertenecen a los brazos de una galaxia orbitan en la misma dirección, pero aquellas localizadas en el Halo mantienen orbitas caóticas y esto ha sido difícil de explicar hasta la fecha

 

Además de la inexplicable orbita opuesta que describen las estrellas del Halo, existe un detalle curioso que hace el rompecabezas todavía más interesante: todas ellas son invariablemente viejas.

El modelo que proponemos resuelve el enigma del Halo galáctico en una forma simple y lógica. Si retomamos otra vez la analogía del "cable eléctrico" que usamos para describir a un filamento cósmico en sus orígenes, veríamos que en la cubierta de plástico no ha quedado más gas remanente -porque todo él ha ido a parar a la línea de cobre - de manera que ahí ya no pueden ocurrir nuevos nacimientos de estrellas. Las escasas estrellas que fueron capaces de surgir en ese lugar lo hicieron cuando el filamento era reciente, razón por la cual ahora son muy viejas . De cualquier manera que sea, cuando el filamento se encoge, estas estrellas avanzan hacia el núcleo porque siguen siendo parte de la misma estructura gravitacional, sin importar que estén muy alejadas de la "línea de cobre". El paso siguiente consiste en que el centro de la galaxia comienza a crecer devorando toda la sustancia que se congregó en la medula de los brazos, y cuando las escasas estrellas de la "cubierta de plástico" llegan hasta el eje del bulbo, se encuentran muy alejadas de éste (ya sea arriba o por un lado), pero de todas formas son capturadas por su campo gravitacional y, en consecuencia, comienzan a orbitar a su alrededor.

Evidentemente, aquí tenemos una circunstancia muy especial que debemos considerar: las estrellas de un brazo avanzan en una dirección, y todas aquellas que vienen en el otro brazo lo hacen en sentido contrario; por lo tanto, cuando se encuentran en el eje del núcleo, unas van a orbitar en determinado sentido y las otras en una dirección opuesta: esa puede ser la razón por la cuál esas estrellas orbitan en direcciones encontradas. Y, por supuesto, este modelo también respondería a la duda del porqué todas las estrellas del Halo son obligadamente viejas y al porqué ya no existe suficiente gas en ese lugar para provocar el nacimiento de nuevos astros lumínicos.

Además de la explicación anterior, cabe inferir que las estrellas de un solo brazo también pueden terminar orbitando en sentidos encontrados: En el momento que quedan capturadas por el campo gravitatorio del núcleo, aquellas estrellas de la "parte de arriba del cable" van a ir hacia abajo, y las de abajo hacia arriba; así mismo, aquellas ubicadas en "el lado derecho" de la periferia de la cuerda viajarán en contra de las manecillas del reloj y las del lado opuesto orbitarán a favor.

En resumen, es muy probable que las estrellas del Halo Galáctico sean exactamente las mismas que se formaron en la "cubierta de plástico", cuando los filamentos galácticos eran recientes.

LA EVOLUCION DE LAS GALAXIAS BAJO LA TEORÍA DEL MEGA RAYO COSMICO (THE BIG RAY THEORY)

Aquí es importante hacer mención que las galaxias Elípticas contienen estrellas que también describen orbitas caóticas, al igual que las estrellas del halo galáctico de los Sistemas Espirales que describí líneas arriba; este hecho en particular fortalece la idea de que un filamento original podría retraerse directamente hasta terminar formando una galaxia Elíptica, sin tener que pasar por la forma de Espiral. El orbitar caótico en ambos casos podría ser el resultado del mismo fenómeno. Parece ser que de alguna manera, el núcleo de cierto número de filamentos nunca llegó girar para "fracturar" a los brazos -para formar Espirales- de manera que estos filamentos se encogieron y terminaron como Sistemas Elípticos.


GALAXIA ELIPTICA

En lo que concierne a las Galaxias Espirales, éstas posiblemente evolucionen hasta cerrar completamente sus brazos y convertirse en discos muy compactos y, después, cabe creer que de todas maneras deberían acabar como esferas (galaxias Elípticas) en caso de que el núcleo termine devorando a los brazos completamente. No obstante, la suposición anterior nos conduce a una contradicción inevitable, ya que la idea no encaja con el hecho de que las galaxias Elípticas tienen estrellas con órbitas caóticas. Recordemos que las estrellas de los brazos de las Galaxias Espirales orbitan ordenadamente en la misma dirección y, por tanto, si todas esas estrellas terminaran integrándose al núcleo -hasta que el sistema se convirtiera en una esfera- entonces, el resultado lógico sería que las galaxias Elípticas deberían tener estrellas orbitando sistemáticamente alrededor de su ecuador. En suma, si la especulación que estamos proponiendo fuera correcta, entonces deberíamos de poder encontrar dos tipos de galaxias Elípticas: 1,- Aquellas que se hubieran derivado directamente de un filamento original, con estrellas de orbita caótica solamente, y 2.- aquellas que fueran el resultado de una evolución que primero pasó por la forma de una Espiral y que mostraran un cinturón de estrellas orbitando alrededor de su ecuador; si jamás llegáramos a encontrar éste último tipo de Elíptica en el Universo, ello significaría que las galaxias espirales terminan su proceso evolutivo como discos muy cerrados, estancándose en dicha figura para siempre, es decir, significaría que las Espirales no acaban como Elípticas esferoidales (esta opción no debería parecernos extraña en absoluto, ya que existe la posibilidad de que las estrellas terminen atrapadas en el campo gravitatorio del núcleo, fijándolas en òrbita a su alrededor por secula seculorum).

De cualquier forma que haya sido, como hemos visto, la conclusión es que la evolución de las galaxias bajo la teoría del Mega Rayo Cósmico es completamente opuesta a la descrita por Edwin P. Hubble (y que todavía es respaldada por la comunidad científica). Cuando un filamento galáctico se encoge puede convertirse por igual en una galaxia Espiral o en una Elíptica, y en lo que concierne a los diferentes tipos de Galaxias Espirales que existen, en realidad estos difieren uno de otro unicamente por el lugar donde haya ocurrido la "fractura" de los brazos: si sucedió muy cerca del nucleo, entonces el filamento galáctico original evolucióno en la forma de lo que actualmente conocemos como "Espiral clásica", y si la fractura se dio a cierta distancia del nucleo, entonces tomó la figura de aquellas galaxias clasificadas en la actualidad como "Espirales Barradas"


ESPIRAL CLASICA

ESPIRAL BARRADA

El otro tipo de sistema galáctico existente son las Galaxias Lenticulares; su figura asemeja a una llanta de bicicleta porque tiene un compacto anillo de estrellas rodeando a un núcleo. Una observación sencilla revela que este tipo de sistemas podría ser el resultado de una evolución atípica de una Espiral Barrada abierta, al girar varias veces y producir la fusión de ambos brazos al borde del sistema, formando el mencionado anillo. Es posible inferir que las estrellas del anillo quedan capturadas por el campo gravitatorio del núcleo, de manera que puedan mantenerse orbitando permanentemente a su alrededor, justo como lo hace un planeta alrededor de una estrella. Obviamente, los brazos que conectan al núcleo con el anillo circundante (lo que podríamos llamar "los rayos de la rueda de la bicicleta") finalmente desaparecen porque mantienen una posición perpendicular al núcleo, por lo cual siguen siendo atraídos por éste hasta el punto que no quedan rastros visibles de ellos.

Esta es una posible evolución de una galaxia Lenticular:


CLASIFICACION DE HUBBLE

A la izquierda, podemos ver cuatro diferentes tipos de galaxias Elípticas. Arriba a la derecha, Espirales que van de un sistema cerrado a uno abierto Abajo a la derecha, Espirales Barradas, otra vez, en una secuencia que va de una figura cerrada a una abierta. Las galaxias Lenticulares no están incluidas aquí, pero Hubble supuso que eran una derivación de los mismos sistemas Elípticos, que además de convertirse en Espirales y en Barradas, también se transformaban en Lenticulares. ¡La teoría de Luis Oscar propone todo lo contario!

 

4.- LA INCONGRUENCIA CON LA EDAD DEL UNIVERSO (LA EXPANSIÓN)

Cuando los científicos se basan en la constante de Hubble para medir la edad del Universo de acuerdo al fenómeno inflacionario, éste arroja una cifra de 13,700 millones de años de antigüedad; no obstante, existen estrellas que delatan una edad de más de 15,000 millones de años, de acuerdo al brillo y color de luz que emiten.

¿Por qué parece haber estrellas más viejas que el Universo mismo? Este problema es algo que pone de cabeza a los astrónomos.

No hay por qué sorprenderse por el resultado aparentemente extraño de esos cálculos. Las mediciones y los cómputos son correctos, el único problema es que su interpretación es completamente inexacta debido a que están basados en una premisa falsa… Las estrellas aparecen como “más viejas que el Universo” porque en realidad ya estaban formadas mucho antes de que la fuerza inflacionaria apenas estuviera saliendo del centro del Universo. La constante de Hubble se basa en la idea de que toda sustancia proviene de un centro Cósmico y ahí reside el error…

Las galaxias ya estaban formadas y muy alejadas del centro cuando comenzó a crecer el Universo.

Pero vayamos por partes. Recordemos que la sustancia primigenia apareció, hipotéticamente, por el calor producido por algún tipo de energía que viajó como un colosal rayo, y, a su paso, dejó trazos de filamentos llenos de partículas subatómicas. La aparición de este supuesta madeja de rayos debió haber causado algo similar a una onda gravitacional –una perturbación expansiva espacio-tiempo- justo en el punto donde el tronco principal del Rayo surgió directamente de la nada (obviamente que esto tuvo que haber sido en un lugar que de inmediato se convirtió en el centro del Universo). A continuación, un párrafo textual del libro de Luis Oscar:

“No puedo imaginar una mejor ocasión para que ocurriera una perturbación espacio-tiempo, que el instante mismo en que se abrió el espacio y comenzó el tiempo; la violenta y súbita incursión del Mega Rayo en la nada –para crear una nueva dimensión- debió haber provocado una onda gravitacional expansiva de proporciones cósmicas, literalmente hablando”…

Esta perturbación gravitatoria habría sido la responsable del crecimiento del Universo, pero aquí hay algo importante que señalar para explicarlo todo: Nuestro rayo viaja muchísimo más rápido que esta hipotética onda expansiva, de manera que toda la materia primigenia que produjo debió tener tiempo suficiente para transformarse en estrellas –en una calma absoluta- antes de que fueran alcanzadas y golpeadas por la onda, muchos millones de años después. Existen algunos hechos que sugieren que la onda debió viajar a cerca del 1 % de la velocidad del Rayo, de manera que cuando éste alcanzó el 100 % de su longitud, a la velocidad de la luz, la onda apenas estaba saliendo del centro del Universo. Por ejemplo, si el Rayo logró una distancia de 100 millones de años luz, al “viento cósmico” le habría tomado 1,000 millones de años en viajar escasamente la décima parte de la distancia recorrida por el Rayo…y ésta es una cantidad de tiempo suficiente para ver estrellas nacer. Creo que muchos filamentos galácticos tuvieron tiempo para desarrollar un núcleo e incluso alcanzaron a perfilarse como espirales antes de ser golpeadas por la onda expansiva (porque estaban muy alejados del centro del Universo),

De cualquier manera que haya sido –y esto es importante- es inevitable suponer que entre una galaxia y otra debió formarse una inmensa distancia a medida que se iban encogiendo para hacerse mucho más cortas, y después, cuando la onda las comenzó a empujar en un viaje inflacionario –incontables millones de años después, insisto- es obvio que se separaron aún mucho más.

5.-LA INEXPLICABLE COLISIÓN DE GALAXIAS.

6.- LA DISÍMIL VELOCIDAD DE LAS GALAXIAS.

7.- EL ACERTIJO DEL SISTEMA SOLAR.

Esta introducción pretendía ser un resumen, pero creo que ya me extendí demasiado y por ello voy a dejar pendientes estos interesantes enigmas para una mejor ocasión; únicamente diré que su solución también está relacionada con el “viento cósmico tardío” y estos fenómenos, a su vez, son en sí mismos evidencias del paso violento de dicha onda expansiva, (al igual que los sistemas elípticos que terminaron elongados, o algunas de las espirales que quedaron deformadas y que se conocen como “irregulares”).

LAS PREDICCIONES DE LA TEORÍA DEL MEGA RAYO COSMICO

En círculos astronómicos se dice que una teoría cosmológica siempre debe surgir acompañada de una predicción, de lo contrario, dejaría de ser una teoría. Bien, entonces, a continuación me voy a permitir enlistar las principales predicciones y afirmaciones que emanan de la teoría del Gran Rayo.

1.- Los brazos de las galaxias Espirales son estructuras gravitacionales consolidadas y, por tanto, deben estar enrollándose alrededor del núcleo.

2.-Todas las grandes galaxias Espirales deben tener un agujero negro en el núcleo.

3.- Muchas, o casi todas las galaxias Elípticas alongadas deben apuntar como flechas hacia el centro del Universo. Este hecho fortalecería la hipótesis del "Viento Cósmico Tardío"

4.- Las estrellas de un brazo galáctico deben tener planetas orbitando en determinado sentido, y los planetas de las estrellas ubicadas en el otro brazo -de la misma galaxia- deben hacerlo en sentido contrario. La explicación a esta predicción viene completa en el libro que estamos ofreciendo a la venta y tiene que ver con la formación planetaria. Si esta particular predicción algún día demuestra estar en lo correcto, entonces quedaría completamente confirmado el hecho de que el "Viento Cósmico Tardío" realmente ocurrió y que éste habría tenido que ser la consecuencia de un Gran Rayo Cósmico.

Pero la pregunta más importante de todas es:

¿QUÉ FUE LO QUE PRODUJO EL MEGA RAYO COSMICO?

Indudablemente, una pregunta tan fundamental no puede ser respondida por la ciencia astronómica, porque todo lo que haya sucedido sólo un segundo antes de la aparición del Gran Rayo es un asunto estrictamente filosófico. Si usted opina que los argumentos científicos que presentamos en esta introducción son razonables, debo decir que todos ellos son casi nada si los comparamos con los fundamentos metafísicos que tenemos en nuestro haber.

Contáctanos

 

Copyright © 2008. The Big Ray Theory Foundation  |  powered by: Caribesoft, Updated by: BeeNet